Un tesoro Semanas cello más preciosos

La herramienta excepcional, un Stradivari 1700 el valor de 9 millones de euros, da increíbles emociones al Olimpico. “Eva Purelli VICENZA Che sia un tesoro è innegabile: con su 9 milioni di euro è rischioso ed impegnativo anche muoverlo per pochi metri. Sin embargo, el cello “Stauffer antiguos cristianos”, per gentile concessione della Fondazione Walter Stauffer è venuto da Cremona a Vicenza, protagonista de un concierto maravilloso para las Semanas Musicales. Con una escolta digna de un oficial de alto rango que protege su preciosa seguridad. nada demasiado, se si pensa che è uno Stradivari da lui fatto nel 1700 ed è considerato unanimemente uno dei violoncelli più belli del mondo. Ancora in uno stato di conservazione eccezionale si distingue per la bellezza del legno d’acero, l’abete rosso della tavola armonica e la vernice dal colore rosso bruno così brillante da non dimostrare di avere oltre 3 siglos. Esta es la apariencia exterior. Pero lo que caracteriza a todos los instrumentos de la época barroca y “galardonado fábrica” dei liutai cremonesi è il timbro, es decir, su alma. en efecto, esto es voz real. Para cantar esta prima donna absoluta, sul palco del Teatro Olimpico era il violoncellista Luca Fiorentini che con la pianista Stefania Redaelli ha offerto l’integrale dell’opera per violoncello e pianoforte di Felix Mendelssohn Bartholdy. un auténtico “tratar” con doble peculiaridad: por qué entre estos, una composición, “Canción sin palabras”, Estaba dedicado a él en los mismos cristianos Lise, prima donna violoncellista della storia e così autorevole da dare il proprio nome a questo gioiello della liuteria italiana. De ascendencia italiana, pero nacido en París el 24 diciembre 1827 fue genial virtuoso, justo 18 años se convirtió en profesional y actuó en toda Europa llevando su arte al extremo sur de Rusia, donde murió solo 24 de cólera en Nowo-Tscherkask. Su instrumento ha vuelto a hablar en el Olimpico y si es cierto que todo instrumentista da y deja algo de su talento en la madera que utiliza durante su carrera., a veces, con una emoción de tiempo, parecía escuchar la voz interior de este artista que luego tocaba con Mendelssohn allí “Canción sin palabras” op.109. Il concerto è stato però un continuo susseguirsi di emozioni e vibrazioni intime fin dalle iniziali Variazioni concertanti op.17 per toccare poi la Sonata op.45, Página extremadamente romántico, cargas de impulso, pero profundamente clásica, con un uso predominante del teclado y en el que el Andante es hermoso “indecente”. Fiorentini Redaelli y muestran lo mejor de su cohesión, en un diálogo que ahora apoya la evolución del otro, ahora anticipa, con una suavidad sonora y variedad expresiva que no deja nada al azar pero que transmite una frescura inmediata. Brillante su interpretazion. la participación del público cálido y Encore melancolía y etérea: “Albumblatt” para piano y cello, escrito en el 1835 para su uso “familia” y publicado recientemente. © RIPRODUZIONE RISERVATA